Manos Pulgar arriba

Cooperativas de salud, una contribución real

Ya en 2018, un nuevo informe del Instituto Europeo de Investigación sobre Empresas Cooperativas y Sociales (Euricse) y la Organización Internacional de Cooperativas de Salud (IHCO), expusieron que el sector ha crecido en importancia en los últimos 20-30 años.

La investigación, que analiza cooperativas de 13 países diferentes, concluye que el crecimiento es una reacción clara a la mayor demanda de servicios de salud, junto con las crecientes dificultades que enfrentan las autoridades públicas a medida que crece el gasto en salud. Las cooperativas tienen un enfoque diferente, que permite desarrollar servicios de prevención y mejorar el bienestar.

Todos presentaron desafíos similares, como la demanda de servicios de atención a largo plazo debido a una mayor esperanza de vida, las dificultades para organizar la atención preventiva; largos tiempos de espera para entregar los servicios; y el problema general de contener los crecientes costos de salud, todas estas son variables que conducen a otras implicaciones, como las crecientes desigualdades entre grupos de personas en zonas urbanas y rurales, el aumento del costo de la cobertura privada, repercutiendo en una mayor presión sobre los trabajadores de la salud para aumentar su productividad y una brecha entre la demanda de servicios personalizados y provisión estándar de atención médica.

Las cooperativas de salud se forman para atender las necesidades de grupos específicos ​​o de la comunidad en general. Esto significa que las Cooperativas se pueden establecer específicamente para aumentar la accesibilidad de los servicios de salud a las partes interesadas pobres y las comunidades marginales o periféricas, lo que contribuye a reducir las desigualdades en materia de salud. 

Finalmente, una de las principales conclusiones del estudio es que las cooperativas de salud tienen una gran capacidad para adaptarse a nuevos contextos socioeconómicos, ya que han demostrado a lo largo de los años su idoneidad a la hora de resolver nuevas necesidades en el sector salud. Las peculiaridades del mercado de la salud hacen que las organizaciones sin fines de lucro sean especialmente eficientes en este contexto.

Sermecoop, es una cooperativa con un modelo de negocio que compite en el mercado como cualquier otro, pero que no tiene que pagar rendimientos a los accionistas y, por lo tanto, reinvierte todos sus beneficios en mejorar la calidad del servicio y las condiciones de trabajo de los profesionales, asegurando así su sostenibilidad.